obra


Femmage

¿Por qué el arte de mi generación se vuelve a crear de la nada cada diez años? Una respuesta puede ser que, aparte de un pequeño público, gran parte del arte de aquel momento nunca tuvo visibilidad cultural. Ante la ausencia de representación, de iconos, de memoria, las artistas contemporáneas están eternamente condenadas a repetir las desgracias de la superviviencia dentro del patriarcado, y a reinventar las imágenes del pene, del coño, los vestidos de muñeca, los zapatitos de charol, los edredones hechos de retazos, las historias de la lucha entre hombre y mujer, entre madre e hija. Cada generación abre las heridas, que vuelven a cerrarse en la noche tras ellas.

Miriam Schapiro. Entrevista. The Power of Feminist Art.