obra


[M]other (vídeo)

Las células aumentan, se subdividen, se multiplican. La madre no está sola; es doble. Hay un nuevo mundo en ella, el Mundo; el de afuera deja de contar, cesa de existir. Mira, escucha y toca el espectáculo que se desarrolla en el exterior, e incluso participa porque es la vida: la vida aparente, compartida, social, pero sólo está ahí en apariencia. En realidad se encuentra adentro, con su doble, con él o ella. No tienen nada que hacer juntos pero son inseparables, enroscados en una ternura infinita, ferviente, incomunicable a los demás y, por lo mismo, un poco enloquecida.

Julia Kristeva. Los samurais